Barreras de comunicación

1 de Enero de 2000

En la sociedad actual las personas Sordas deben afrontar no sólo los problemas derivados directamente de su propia discapacidad, sino también aquellos otros que la sociedad les impone en forma de Barreras de Comunicación.
La Ley 8/1997, de 20 de agosto, de Accesibilidad y Supresión de Barreras en la Comunidad Autónoma de Galicia define Barreras en la Comunicación como "todo aquel impedimento para la expresión y recepción de mensajes a través de los medios o sistemas de comunicación". En base a esta definición, y teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad mayoritariamente oyente, desconocedora de la La L.S.E.,  se consideran Barreras de Comunicación aquellas trabas o impedimentos que limitan o dificultan a las personas Sordas su acceso a la información, así como su capacidad de expresarse y comunicarse plenamente.
Por tanto, definiendo así las barreras de comunicación, podemos ver que las personas Sordas se encuentran todos los días con muchas de estas barreras que, ya que son invisibles, pasan generalmente desapercibidas tanto para la gente de la calle como para los legisladores.
La información que reciben las personas Sordas es mínima ya que en la actualidad la mayoría de los medios de comunicación están pensados para la sociedad oyente. Si descartamos los canales basados en la audición por razones obvias, también se descartan los medios que, centrados en la visión, no utilizan la Lengua Oran en su versión escrita. ¿Qué es lo que queda para una alto porcentaje de personas Sordas ?. Ni radio, ni televisión, ...La sociedad en general no ofrece los medios alternativos para que las personas Sordas accedan a la información, y no por el hecho de ser sordos, sino porque no se les facilitan los medios para eliminarlas.

Recursos humanos

EL INTÉRPRETE DE LA LENGUA DE SIGNOS

El intérprete de la Lengua de Signos Española, en adelante L.S.E., es una ayuda técnica más, de la que se sirve la persona Sorda para desarrollarse plenamente.

Los intérpretes de la Lengua de Signos son el mecanismo por el que las personas Sordas pueden tener una igualdad de acceso, participación plena de igualdad de oportunidades. Las personas Sordas alcanzan el cumplimento de sus derechos humanos a través de los Intérpretes, ya que pueden expresarse y recibir la información en su propia lengua. No solamente son necesario  para la Comunidad sorda, sino también para las personas oyentes que desconocen la Lengua de signos, y su papel fundamental es el de igualar una situación de comunicación.
Los Intérpretes de la Lengua de Signos trabajan bajo un Código Ético, cuyo principio fundamental es la confidencialidad. En dicho Código, también se contempla la neutralidad y la no aceptación de otra función más que la de ser meros transmisores de la comunicación. También desarrollan sus funciones bajo unas condiciones de trabajo que permiten un nivel de profesionalidad elevado, que repercute en beneficio de los usuarios.

GUÍA INTERPRETE DE PERSONAS SORDOCIEGAS
En la figura del guía-intérprete se reúnen dos funciones principales
La de guía , por la cual actúan como personas de apoyo que acompañan a las personas sordociegas y la función de intérprete, igual que con las personas Sordas.
Pero su función la podríamos resumir en esta frase ser el nexo de unión, el puente que une a la persona sordociega con el mundo que le rodea, es decir, ser los ojos y los oídos de la persona sordociega.